Mejorar el cuaje del olivar


2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 2 LinkedIn 0 Email -- Pin It Share 0 2 Flares ×

Buenas a todos!!

En este post verás algunos consejos para un mejor cuaje en el olivar.

 

mejorar el cuaje del olivar

 

En la zona donde Sercopag tiene su centro de trabajo, en un radio de más o menos unos 100km de Bolaños de Calatrava, nuestra localidad de trabajo, nos encontramos con los olivares muy cerca de la floración.

Concretamente, podemos decir que a fecha de 25 de mayo estamos en algunas zonas más altas con el estado fenológico d casi pasando a e(esquema visual que hay a continuación) de visualización de la corola y la separación del cáliz.

Otras zonas más tardías están en hinchazón de botones florales (entre c-d)

Desarrollo fenológico de la floración del olivo. Según la escala fenológica estandarizada de la BBCH, las figuras se corresponden con las siguientes fenofases: a-50, yema en reposo; b-51, salida de la dormancia; c-54, formación del botón floral; d-57, diferenciación de la corola; e-61, inicio de la floración (15% de flores abiertas); g-67, fin de la floración (<15% de flores abiertas); h-68, crecimiento ovárico y caída de pétalos.

Desarrollo fenológico de la floración del olivo. Según la escala fenológica estandarizada de la BBCH, las figuras se corresponden con las siguientes fenofases: a-50, yema en reposo; b-51, salida de la dormancia; c-54, formación del botón floral; d-57, diferenciación de la corola; e-61, inicio de la floración (<15% de flores abiertas); f-65, plena floración (>15% de flores abiertas); g-67, fin de la floración (<15% de flores abiertas); h-68, crecimiento ovárico y caída de pétalos.

 

Podemos decir que para aquellas zonas más adelantadas para dentro de 8-10 días estaremos en en comienzo de la floración. Momento en el cual, el olivar se encuentra en el estado más sensible.

Este año viene cargado con mucha muestra ,dadas las temperaturas favorables a ello y va a depender de la fuerza de nuestro árbol y de las reservas que tenga para que realice un buen agarre de frutos y cuaje la mayor parte posible.

Normalmente se ve que el árbol echa mucha flor pero al finalizar el periodo de fecundación, aborta mucha de la muestra que al principio vemos.

Bien porque el árbol se auto-protege si no va a poder mantener todo el fruto y lo desecha, además del daño que ocasionan normalmente el prays (polilla del olivo) y el algodoncillo (euphyllura olivina) además de otras plagas secundarias.

 

 

Tenemos que preparar al árbol para la nueva cosecha

 

Lo primero de todo, algo muy fácil, tener un buen abonado de fondo para que tenga reservas desde la salida de la dormancia.

Importante el uso de abonados cada vez más sofisticados, menos agresivos con el medio ambiente y de liberación lenta para poder abastecer al cultivo en cada fase que se necesite.

Eso lo conseguiremos aplicando un NPK apropiado a nuestro suelo (importante analizar nuestro suelo para elaborar un buen plan de abonado y las frecuencias en los riegos)

Además de tener en cuenta otra serie de factores como el grado de exigencia que se le va a dar a nuestra explotación. Si queremos que tenga una buena producción debemos equilibrar nuestro abonado al marco de plantación, posibilidad de agua, la climatología de cada año… Factores que muchas veces desconocemos.

 

Esto desde el inicio va a repercutir en que tengamos la mayor parte de yemas sanas en la brotación y hará que tengamos una mayor posibilidad de que se formen los racimos florales.

Una vez que se inicia la brotación, es importante aplicar un primer tratamiento de arranque para el olivar.

Productos como abonos foliares NPK con microelementos tales como el hierro, boro, azufre son importantes. Un NPK alto en nitrógeno para poder potenciar la brotación.

También podemos acompañarlo de un extracto natural de algas (mucho cuidado con los zumos de algas bajos en actividad citoquenética y baratos, pues no dan los resultados que queremos obtener de este tipo de productos)

Importante un tratamiento para las enfermedades fungicas, más aún estos años donde tenemos primaveras lluviosas y cambios de temperatura continuos. Enfermedades como el repilo plomizo aparecen.

<< Para saber más sobre el repilo plomizo. Pinchar aquí >>

Tratamientos con gluconatos de cobre, formulados de cobre preventivos, sistémicos como el tebuconazol, etc.

Este tratamiento incial nos va a preparar el árbol.

Solo hace falta que la primavera venga con algo de lluvias y temperaturas suaves para que podamos tener una buena cantidad de muestra.

 

¿Cómo hacer que cuaje la mayor aceituna posible en el olivar?

 

Una vez que hemos hecho nuestro tratamiento inicial, si no hay cambios en el tiempo, como lluvias persistentes y cambios muy bruscos en temperaturas, podemos esperarnos unos 15 días para realizar otro segundo tratamiento, además de observar posibles plagas de insectos.

Si el árbol se ve bien, podemos esperarnos a que se aprecien los estambres.

La separación del cáliz y de la corola.

 

Comienzan a separarse unos “pelillos” que dentro de 10-15 días aproximadamente tendremos el momento de plena floración.

La época de floración del olivo se da en mayo y es la temperatura de los dos meses anteriores el factor que determina la fecha de floración de tal forma que si en los meses de marzo y abril las temperaturas son altas se adelantará la floración y se retrasará si las temperaturas en estos meses son bajas.

 

Este año, la temperatura ha sido más baja y con lluvias por tanto la floración se retrasará con respecto a otros años. Estimamos un retraso de unos 10-15 días aproximadamente con respecto a otros años.

 

La duración de la floración depende de la temperatura a partir de la apertura de las primeras flores de tal forma que si tenemos temperaturas bajas las floraciones serán prolongadas y si son altas tendremos períodos de floración cortos.

El desarrollo de las influorescencias está afectado por el estrés hídrico y nutricional antes de la floración de tal forma que si se produjera este estrés, se reduciría el número de flores y se incrementaría el aborto ovárico.

Por eso es importante preparar el árbol desde el abonado de fondo o los tratamientos foliares.

Las técnicas de cultivo como riego y abonado rico en fósforo y boro mejoran la capacidad fructífera de las flores.

El Fósforo (P) en la planta

  • Interviene en la transferencia de energía: los iones de P reciben la energía lumínica captada por la clorofila y la transforma en ATP y ADP.
  • Influye en el desarrollo de las raíces de la plantas, es muy importante en la floración y en el cuajado.
  • Activa el desarrollo inicial del cultivo y favorece la maduración de los frutos.
  • Aumenta la resistencia a condiciones meteorológicas adversas y a enfermedades.
  • Favorece la actividad de bacterias que fijan el nitrógeno atmosférico.

 

El Boro (B) en la planta

  • Estimula el crecimiento de los tejidos.
  • Muy importante en procesos de polinización, fecundación y cuajado del olivo.
  • Influye en la asimilación del P y en la síntesis de proteínas.

 

 

Es en la época de floración cuando se incrementan las necesidades nutritivas de fósforo y boro.

Con el suministro de estos nutrientes a la planta conseguiremos una floración más uniforme y un porcentaje de flores viables mucho más elevado.

La deficiencia de fósforo provocará fallos de fecundación, floración defectuosa, retraso de la maduración, desarrollo de un sistema radicular débil.

La deficiencia de boro en la época de floración provocará alteración en las membranas de las células de la raíz y problemas en el cuajado.

Por tanto, la deficiencia de éstos en la planta provoca una disminución de la floración, el cuajado y una importante merma en la calidad y cantidad de la cosecha.

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Dejar un Comentario

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...